Biomasa

Reciclaje de los restos de labores forestales

La biomasa es toda aquella materia orgánica de origen vegetal o animal, incluyendo los residuos orgánicos, que pueden ser aprovechados energéticamente.

En la biomasa de origen vegetal, las plantas utilizan la energía solar para capturar CO2 y agua a través de la fotosíntesis. Las emisiones de CO2 que se producen, al proceder de un carbono retirado de la atmósfera en el mismo ciclo biológico, no alteran el equilibrio de la concentración de carbono atmosférico, puesto que las emisiones que resultan de su combustión, son compensadas con las absorbidas durante su ciclo de vida, y por tanto no incrementan el efecto invernadero. Su uso contribuye a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera siempre que sustituya a un combustible fósil.

Además, es un combustible no fósil, neutro desde el punto de vista del ciclo del carbono.

La biomasa representa una buena alternativa a los combustibles fósiles que, además, mantiene un precio competitivo y no dependiente de escenarios internacionales.

La extracción de biomasa en forma de madera, leñas y otros productos ha sido uno de los principales aprovechamientos que históricamente se han llevado a cabo en nuestros montes.

En Andalucía el aprovechamiento de la biomasa forestal, particularmente de la procedente de las masas forestales de coníferas de las repoblaciones que se llevaron a cabo durante el siglo XX presenta un gran potencial. Este aprovechamiento ha de estar basado en la ordenación y planificación de los montes, de manera que se logre una explotación equilibrada y acorde con la potencialidad de los ecosistemas forestales.

Pero hay que tener en cuenta que el uso de ésta biomasa depende en gran medida de los costes asociados a los procedimientos de obtención, extracción y transporte.

Ante ésta situación surge Maderas Doñana ubicada en Hinojos (Huelva), centro neurálgico de los pinares del entorno del Parque Nacional de Doñana, cubriendo la carencia de éste tipo de industrias en Andalucía Occidental.