Pellets de madera de pino

El pellet de mayor poder calorífico

Los pellets de madera se fabrican mediante prensado del serrín de la madera, donde la propia lignina, de la madera, hace de aglomerante para formarlo. No se necesita ni pegamento ni ninguna otra sustancia más que la misma madera. Este proceso les da una apariencia brillante y los hace más densos que la madera original y lo convierte en una forma de combustible totalmente natural.

El uso del pellet de madera, como combustible, tiene varias ventajas diferenciadoras:

  • Se utilizan restos de talas y podas, por lo que no precisan de una tala indiscriminada de árboles, lo que redunda en beneficio del medio ambiente y nuestro entorno natural.
  • Las emisiones de CO2 que resultan de su combustión, son compensadas con las absorbidas por el árbol durante su ciclo de vida, y por tanto no incrementan el efecto invernadero, a diferencia de los combustibles fósiles.
  • Su forma y su alta densidad (mayor que la madera) facilita su almacenaje y sistemas de transporte.
  • Los pellets poseen una gran durabilidad, manteniendo totalmente su calidad si se los mantiene secos.
  • Son limpios y libres de gérmenes. No producen humos o gases nocivos para la salud con lo cual pueden ser quemados en áreas densamente pobladas.

Para la fabricación de nuestros pellets empleamos madera de pino. La madera de pino (coníferas) tiene un poder calorífico superior al de otras especies arbóreas, debido principalmente a su mayor contenido en lignina y, en parte también, al mayor contenido en resina, ceras y aceites de las coníferas.

La madera de pino empleada es madera de pino sin corteza, con lo cual conseguimos que el nivel de cenizas producidas, tras la combustión, sea menor que la que se obtendría con la madera con corteza u otros tipos de biocombustibles agrícolas.